Mi basura no tiene compresas

Mi basura no tiene compresas. Desde hace un año dije adiós a las compresas para la regla. Este cambio coincide y no por casualidad, con el momento en que empecé a usar la copa menstrual. Cuando digo compresas también me refiero a tampones, ya no hay ninguno en mi basura. No los echo de menos. Entro mi baño durante la regla y no tengo una pila de productos usados a tirar, es más limpio y más sencillo.

Instalaciones inadecuadas. Hasta hace poco, recuerdo pensar en como aún había baños, en bares, restaurantes, sin basuras dentro del cubículo del váter. Esto me parecía un despropósito y falta de consideración de cara a las personas que menstrúan (sólo el 40% de la población..) ¿Qué hacemos con las compresas usadas? Ahora que uso la copa menstrual estoy en la siguiente iteración de mi reflexión ¿Cómo puede faltar el lavamanos dentro del cubículo donde lavar la copa menstrual?

Soltando todo el lastre: el protegeslip. En mi último blog os conté cómo adopté el uso de la copa menstrual que inicialmente estuve complementando con protegeslips. Cuando los quise dejar de usar no sabía cómo reemplazarlos y Google me ayudó solo un poco.. Si vas ahora y buscas “bragas para regla” seguramente verás varios anuncios y muy poca información clara. 

A prueba y error con las braguitas para la regla. Mi investigación online reveló muchas preguntas. ¿Por qué no estaba clara la composición de las braguitas?¿Cómo funcionaban? ¿Por qué las pocas opciones de marcas? Había además información confusa. Fotos similares de productos repetidas en varias páginas pero con diferentes marcas y composiciones. Otro tema espinoso: el lavado de los productos: si a mano, si con agua fría, en la lavadora. Este comienzo no era nada prometedor. Aún así compré en varios sitios y crucé los dedos.

Mis aprendizajes y las buenas noticias es que todos los productos que he probado (Cocoro, Knix, otros..) hasta hoy funcionan muy bien absorbiendo el flujo moderado de la regla y son fáciles de cuidar. Es cierto que abundan bragas “más baratas” que no tienen información de su procedencia, ni de sus materiales o incluso con información de materiales falsa. También hay algunas marcas muy buenas fuera de Europa como los de Knix o Shethinxs o Aisle pero que son inaccesibles por ahora, ya que pagar tasas de importación y esperar un mes o más no es práctico para la mayoría de menstruadores.

Lo mejor de las braguitas para la regla: es como si no las llevaras. Últimamente paso mucho tiempo pensando en las reglas a causa de Redpanti. A pesar de esto las braguitas para la regla me permiten despreocuparme, incluso olvidarme de mi regla. La combinación copa y braguitas menstruales es imbatible para dormir, para hacer deporte, para trabajar, para ir la tienda, para cuidar a mis hijos, en fin para todo. En mi caso, con unas 4 o 5 braguitas y una puesta de lavadora (30 ºC) a mitad de la regla ya me olvidé de lo que era usar protegeslips (tampones y compresas). Pasó a la historia la pequeña montaña de basura que creaba cada mes, estoy más zen y el planeta también lo agradece.

basura sin tampones sin compresas