Una adolescente, acerca de su regla y su copa menstrual

¿A quién la regla no le ha hecho pasar malos momentos?

En vez de odiarla, míralo como un superpoder. Me imagino que no soy la única que ha pensado que era un castigo, que a los 12  años es la mayor desgracia de tu vida, quizás porque siempre se ha escondido y se ha tratado  como un tema tabú. Esconder las compresas y hacer malabares con los tampones es algo ya, rutinario.  

La menstruación afecta de manera regular a la mitad de la población y genera grandes cantidades de residuos que son difíciles de reciclar, por lo que está en nuestras manos reducirlos.

Nos enfrentamos a un mundo en el que cada vez prima más la importancia de la sostenibilidad y la regla de las tres erres: Reducir, Reutilizar y Reciclar está cada vez más presente.

Por ello,  considero que es de vital importancia darle a la menstruación un enfoque más sustentable, ya sea mediante la copa menstrual, braguitas para la regla, esponjas menstruales o compresas reutilizables. 

La copa menstrual, me ha abierto los ojos a una manera diferente de disfrutar mi menstruación

No solo me hace sentir más limpia, sino también más cómoda. ¡Se acabó el mover las piernas para ver si está bien colocada la compresa!

Tengo 16 años y llevo 5 años con la regla,  pero nunca me había atrevido a probar la copa y eso se debe a que solemos tener miedo a lo desconocido.

Decidme, ¿a cuánta gente conocéis que use la copa? Probablemente la respuesta  se pueda contar con los dedos de las manos. Muchas personas desconocen este producto, pues no tienen mucha visibilidad en el mercado y lo normal es empezar a hablar de productos más tradicionales. Otra razón, el precio, ya que a corto plazo parece mucho dinero, en realidad es un  producto que, si usas con frecuencia, acaba saliendo mucho más rentable, ya que te dura al  menos 10 años. 

Al principio puede dar miedo, pero la copa menstrual es un gran producto para la regla

Dura 10 años y te ahorras mucho dinero, lo que ayuda a tu bolsillo. Además, la copa de OrganiCup Mini  es genial para llevar a cualquier sitio, ya que viene con una bolsita de tela muy cómoda y bonita.  Es ideal para adolescentes, ya que su tamaño es muy adaptable, aunque parezca que es más  difícil de insertar que un tampón, la realidad es que no y duele menos de cómo lo imaginas. Para  sacarla, se necesita paciencia, pellizcas y la sacas poco a poco, la vacías y ya la puedes volver a  poner. Es de buena calidad, pues el tacto de la silicona es suave y no contiene productos dañinos para nuestro organismo, por lo que es imposible que produzca sequedad o infecciones.